lunes, 28 de febrero de 2011

Reflejo de la Vida


Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada del pueblo.

Un día, un joven se le acercó y le preguntó: "Yo nunca he venido por estos lugares, ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?"

El anciano le respondió con otra pregunta: "¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de la que vienes?"

"Egoístas y malvados, por eso me he sentido contento de haber salido de allá" contestó el joven.

"Así son los habitantes de esta ciudad", le respondió el anciano.

Un poco después, otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta: "Voy llegando a este lugar, ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?" El anciano, de nuevo, le contestó con la misma pregunta que al anterior:

"¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes?"

"Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos, trabajadores. Tenía tantos amigos que me ha costado mucho separarme de ellos".

"También los habitantes de esta ciudad son así", respondió el anciano.

Un hombre que había llevado a sus animales a tomar agua al pozo y que había escuchado la conversación, en cuanto el joven se alejó le dijo al anciano:

"¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes a la misma pregunta hecha por dos personas?"

"Mira", le respondió, "Cada uno lleva el universo en su corazón. Quien no ha encontrado nada bueno en su pasdo, tampoco lo encontrará aquí.

En cambio, aquel que tenía amigos en su ciudad, encontrará también aquí amigos leales y fieles. Porque las personas son lo que encuentran en sí mismas, encuentran siempre lo que esperan encontrar".

"Todo lo bueno y lo bello de la vida,
todo lo que necesitas, lo llevas dentro de ti.
Simplemente déjalo salir"

.:*:.Hasta la próxima sonrisa.:*:.
*.*Dios mediante*.*
-*-Bendiciones infinitas-*-
.*.Se les quiere mucho.*.

7 comentarios:

Bego dijo...

Hola Angélica, que sabio anciano.
A veces resulta dificil dejar salir los buenos pensamientos y sentimientos, pero hay que intentarlo ¿verdad?

Un abrazo.

Pasto dijo...

Preciosa reflexión. Una hermosa historia que nos hace pensar. Un abrazo.

Carmen Orozco dijo...

Q hermosa historia, como siempre un placer pasar por tu blog.

•*♣*Angélica*♣*• dijo...

Hola Bego querida amiga que placer el tenerte en las Rutas!!! Ciertamente un anciano muy sabio, y sabes algo; recuerdo aquella frase que dice: "nadie dá lo que no tiene", por lo tanto, no puede esperar recibir algo que no tiene para otorgar...

•*♣*Angélica*♣*• dijo...

Hola Pasto!!! Bienvenido a estas Rutas, gracias por tus palabras, de verdad que sí es una reflexión muy bonita y más como dices cuando nos hace pensar e internalizar cada palabra. Pásate cada vez que quieras serás siempre bienvenido. Un gran abrazo y bendiciones.

•*♣*Angélica*♣*• dijo...

Hola Carmen Orozco!!! Gracias por la visita amiga, siempre es un placer tenerte por acá. Un gran abrazo y bendiciones para ti y los tuyos.

Indira dijo...

Reflejamos lo que llevamos por dentro, no hay otra manera...

Besos