sábado, 17 de enero de 2009

Cuando depende de mí...

Cuando alguien habla demasiado,
sus palabras terminan
volviéndose contra él.

Cuando uno es un entrometido
y quiere tener siempre la razón,
poco a poco se va quedando solo.

Cuando uno se habitúa a mentir
a los demás para justificar errores
cometidos, un día el huracán
de la vida lo arrastrará con él.

Cuando uno no respeta la palabra
del que habla y lo interrumpe
continuamente, no tendrá
amigos que lo escuchen.

Cuando queremos tener
siempre la razón
e imponer nuestros criterios,
antes o después la vida
nos dejará solos.

Dos perros, que están siempre atados,
viven
continuamente peleando.
Si los desatamos,

la libertad regulará
sus relaciones.
Algo parecido
sucede con las personas.

Bendiciones infinitas
Hasta la próxima sonrisa!!!
Dios mediante!!!

6 comentarios:

Adrisol dijo...

perfecto angélica!!!!!

todos los ejemplos que has dado son contundentes.........
gracias por compartirlos.
un abrazo y buen finde

ILUSION dijo...

Hola Angélica¡

Cuánta verdad hay en esas muestras de
Cuando depende de mí,,,amiga dejame decirte que el cambio de look sigue siendo fabuloso///////////////////

Besitos¡¡¡¡

patricia--patty dijo...

hola angelica!!

que buenas palabras y son tan ciertas,creo mucho en todo lo que hacemos tanto bien o mal la vida siempre nos devuelve!

te dejo unn beso grande mis bendiciones !!
esta precioso tu lugarcito parece que es epoca de renovaciones y cambios tiene mas energia!! felicitaciones!!

Hada Saltarina dijo...

Libertad y respeto, acompañado de amor y compasión, sólo puede atraer buenos resultados, aunque sean inconscientes, pero ahí están. Besos

Nelson dijo...

Angelica, mi querida amiga, Como te encuentras?

Tu experiencia como docente seguramente te ayuda a dar luz a reflexiones tan ciertas y buenas como estas.

Una vez dije, "mi mayor defecto es ser sinceramente comunicativo", no se si hablar mucho es malo o no, pero siento que el silencio prolongado tambien es dañino.

La sinceridad, la humildad, la discresionalidad, la honestidad entre otras son cualidades que nos ayudarian sin duda alguna a propinarnos una libertad espiritual en beneficio redundante del bienestar de los demás y el nuestro.

Un abrazo y mis bendiciones.

Nelson

Alí Reyes H. dijo...

Eso lo necesitamos urgentemente acá en Venezuela...Sin comentarios