miércoles, 2 de septiembre de 2009

Un año para cultivar valores. Septiembre: Confianza


Si la llama de la confianza
se extingue en nosotros,
entonces ya no queda más remedio
que entregarse al desánimo.
La creencia en nuestras bondades,
posibilidades y talentos,
tanto como en los de nuestros semejantes,
es la energía que mueve la vida
hacia grandes derroteros.

Autor desconocido

.:*:.Hasta la próxima sonrisa.:*:.
*.*Dios mediante*.*
-*-Bendiciones infinitas-*-
.*.Se les quiere mucho.*.

6 comentarios:

Deprisa dijo...

Deberíamos reflexionar sobre tod oesto que estas contando y sin embargo qeu deprisa vivimos los días. Un saludo.

Bego dijo...

Que buenas enseñanzas compartes Angélica.

Besos amiga mía.

*Luna dijo...

Hola cielo unas bellas palabras
un beso

Nel.08 dijo...

Hola Angelica.muy buen blog, saludosss...

Hada Saltarina dijo...

Confianza: un desafío que merece la pena asumir. Un fuerte abrazo tras este periodo vacacional

Carmen dijo...

¡Hola Angélica! Me gusta leerte amiga; no podemos dejar que el desánimo nos derrote. La experiencia nos dice que hay que ser constantes en todas nuestras empresas. Por eso está muy bien lo que aportas: hay que tener confianza.Y fe.

La esperanza no debe perderse, miremos el porvenir con alegría, y hasta la próxima, un beso,

Carmen