jueves, 23 de agosto de 2007

El gavilán que creció como gallina

¿Cuándo vas a
desplegar tus alas
y emprender un
majestuoso vuelo?

Un día un campesino compró
un pichón de gavilán y lo crió en su casa
en medio de sus gallinas.

El pequeño gavilán creció como una gallina
y su actuar era el de una gallina más
En la región vivía un naturalista que le gustaba
estudiar el comportamiento de las aves rapaces
y se consideraba un especialista en la materia.

Su sorpresa fue grande cuando
descubrió un gavilán entre las gallinas.
-¿Qué hace ese gavilán entre las gallinas?
le preguntó al campesino.
-Ya no es un gavilán, porque en todo
se comporta como una gallina.

El naturalista sintió que algo
debía hacer por aquel gavilán.
Y le pidió al campesino que le permitiese
intentar hacer volar al gavilán.

-Sería inútil, le contestó el campesino,
ya es una gallina y siempre lo seguirá siendo.
-Eres un gavilán, le increpó el naturalista
sosteniéndole entre sus manos,
y tu misión es volar hacia alturas infinitas.
Abre tus alas y vuela.

El gavilán miró hacia los lados y salió
corriendo a donde estaban las demás gallinas.
El no se rindió y pidió hacer una nueva prueba.
Se subió a la azotea de la casa,
y desde allí intentó hacer volar al gavilán.

El gavilán miró a los cielos y al corral y,
de pronto, se fue donde estaban las gallinas.
El naturalista tampoco se dio por vencido.
Seguía convencido de que el gavilán
es gavilán en todas las situaciones.

Lo llevó a la cumbre de una montaña.
El naturalista, como dije anteriormente,
conocedor de las costumbres de las aves rapaces,
lo tomó firmemente, lo puso en dirección al sol
para que contemplase el infinito del universo,
y lo lanzó al vació.

Al principio pareció que iba a despeñarse.
De repente, abrió sus enormes alas,
enderezó su cuerpo, y con un característico
graznido, se elevó sobre sí mismo
y emprendió el más majestuoso
vuelo que jamás había soñado.


Pd. La foto es un pichón de Gavilán Primito que estaba posado en el techo de mi camioneta.

6 comentarios:

Marina dijo...

hola angelica gracias por tu visita. Este cuento o reflexión nos pone en alerta como formadores, no debemos truncar el ser, afortunadamente siempre hay alguien que nos puede ayudar a descubrir lo que realmente somos. Descubrir esos talentos que todos tenemos y que tantas veces se entierran...

Siry dijo...

Hola Angélica, que bello mensaje, me ha hecho reflexionar mucho sobre mi vida... creo que me estoy volviendo gallina cuando en realidad soy un gavilán...
Gracias amiga por darme el empujón que necesitaba.
Bendiciones y un besote

Isidro dijo...

La duda es amiga de la fe, y el miedo su enemigo...
No tengas miedo, tírate al abismo... ten fe en tus alas.

(espero tus fotos ;)

Un besito.

alfredo447 dijo...

Me quedé sin palabras apenas vi la foto. Impresionante, qué bueno tener a mano una cámara para poder capturar ese momento.

Y sobre esta historia, el mensaje es aleccionador. Tal vez el mismo gavilán no lo sabía, pero hay situaciones en la vida que hacer surgir de muy dentro la verdadera naturaleza de cada quien.

Saludos.

G-russo dijo...

las cosas que tenemos impregnados en el alma, o estan en nosotros por intuicion jamas se olvidan y son las que a menudo nos sacaran a flote, las que nos haran ver que tenemos alas y que podemos volar.....

Angélica dijo...

Marina, Siry, Isidro, Alfredo447, G-russo: Gracias por todas y cada una de sus palabras aleccionadoras; cada uno de ustedes da su visión, su sentir y convergen, me atrevería a decir en una sola premisa: "confiar en Dios y en nosotros mismos", confiar en que somos capaces de hacer las cosas bien, de superarnos a nosotros mismos cada día, de salir adelante, de levantarnos si caemos. Que somos capaces de volar, pues el cielo es el límite.
Besos y un gran abrazo. Se les quiere mucho. Dios me los bendiga hoy, mañana y siempre.