martes, 28 de abril de 2009

Cuando somos valorados.

Cuando una persona es apreciada,
nuestra autoestima está en el cielo;
cuando nos sentimos en igualdad,
el esfuerzo realizado
tiene su compensación;
cuando poseemos estímulos
y somos apreciados en el trabajo,
nuestro rendimiento se dobla;
cuando se nos da confianza,
nuestro interior funciona
como una máquina perfecta;
cuando se nos ofrece comprensión,
nuestra respuesta es espontánea:
devolvemos mayor comprensión;
cuando necesitamos ayuda,
si recibimos una respuesta positiva,
nuestros brazos se abren
y nuestra palabra es de agradecimiento.

Cuando tenemos
bien claro
qué es lo que queremos
para nuestra vida,
los buenos resultados
llegan puntuales.

.:*:.Hasta la próxima sonrisa.:*:.
*.*Dios mediante*.*
-*-Bendiciones infinitas-*-
.*.Se les quiere mucho.*.

1 comentario:

Tu Vecina Day dijo...

palabras benditas!

Besos.Felices días festivos :)y un buen día para una Superchica!! trabajadora :)

Mua!