viernes, 8 de agosto de 2008

Pantalones mojados

Un niño de nueve años está ubicado en su pupitre y de repente, hay un charco a sus pies, la parte de adelante de sus pantalones está mojada. Piensa que su corazón se va a detener porque no puede imaginarse como esto pudo haber sucedido. Nunca antes le había pasado. Y sabe que cuando los niños se den cuenta no habrá final. Cuando las niñas se den cuenta, no volverán a hablarle mientras viva...

El niño piensa que su corazón se va a detener; agacha la cabeza y dice esta oración: "Querido Dios, esta es una emergencia! Necesito ayuda ahora! Dentro de cinco minutos estoy muerto".

Al levantar la cabeza después de su oración ve venir a la maestra con una mirada que dice que ha sido descubierto. Mientras la profesora camina hacia él, una compañera de nombre Susie va cargando un pez dorado en un acuario lleno de agua. Susie se tropieza frente a la profesora e inexplicablemente derrama toda el agua en el regazo del muchacho.

El niño aparenta estar enojado, pero al mismo tiempo está diciendo dentro de sí: "Gracias, Señor! Gracias, Señor!". Ahora, de repente, en lugar de ser ridiculizado, el niño es objeto de simpatía. La profesora lo lleva rápidamente abajo y le hace poner unos shorts de gimnasia mientras se secan sus pantalones.

Todos los otros niños están arrodillados limpiando alrededor de su pupitre. La simpatía es maravillosa. Pero como así es la vida, el ridículo que le habría tocado enfrentar fue pasado sobre alguien más -Susie. Ella trata de ayudar, pero le dicen que se quite. Has hecho suficiente, "torpe"!.

Al final de la jornada, mientras están esperando el bus, el niño se dirige a Susie y, en un murmullo dice: "Lo hiciste a propósito, ¿verdad?". Susie le responde, también en un murmullo: "Yo también me oriné en los pantalones una vez".

Que Dios nos ayude a ver las oportunidades de hacer el bien, que siempre están alrededor de nosotros...

Todos y cada uno de nosotros está pasando por momentos difíciles ahora mismo. Pero Dios está alistándose para bendecirte en una manera que sólo Él puede. Recuerda: "Conserva la fe."

La oración es poderosa, es uno de los mejores regalos que podemos recibir. No tiene ningún costo pero sí muchas recompensas. Sigamos orando los unos por los otros.


.:*:.Oración.:*:.

Padre, te pido que bendigas a mis amigos, familiares y aquellos

por quienes me intereso, quienes están leyendo esto ahora mismo.

Dales una nueva revelación de Tu amor y poder.

Espíritu Santo, te pido que inundes con tu gracia

su espíritu en este mismo momento.

Donde hay dolor, dales Tu paz y misericordia.

Donde hay desconfianza en sí mismo,

trae una confianza renovada a través de Tu gracia.

Donde hay necesidad, te pido que las suplas.

Bendice sus hogares, familias, finanzas, sus ires y venires.

Amén.


8 comentarios:

Oscuridad dijo...

A veces pienso que las alabanzas a Dios están de más en algunos sitios. No me refiero a que no deberíamos hacerlo, pero no en todos lados. No sé si me entiendes...

Aparte de eso, es una historia maravillosa. Gracias por compartirla.

Angélica dijo...

Oscuridad: Hola bienvenid@ a mis rutas, de verdad me gustaría que te explicaras, pues nunca está de más alabar al Señor en cada sitio donde nos encontremos, cada vez que queramos, cada vez que lo necesitemos, cada vez que lo pensemos, en nuestro día a día, en nuestros trabajos, en nuestras alegrías y tristezas.

Recuerda algo "La Alabanza tiene Poder", y el poder de la oración es infinito, y más aún cuando hace falta conocer más a Dios, y sin lugar a dudas este es un gran medio para difundirlo, darle gracias y por qué no? también alabarle...

La finalidad de este blog, también ha sido esa, de alguna manera enseñar a orar, alabar, dar gracias no sólo es rezar y pedir pedir pedir, también es agradecer.

Gracias por venir, pásate cada vez que quieras, serás bienvenid@ siempre.

DTB.

Damarys dijo...

Angélica querida!
Esta historia es hermosa y la anterior me dejó sin palabras.
Como siempre tus letras cautivan y llenan de emoción.
Seguimos en contacto y disfrutando de las vacaciones.
Buena respuesta al comentario anterior.
Besos y saludos!

KARMILA dijo...

Que hermosa reflexión, pero aun mas hermosa el mensaje y la oración.

Besos enormes niña, en verdad que es un verdadero placer leerte.

Te quiero mucho niña¡¡

Joana dijo...

Hola Amiga, como estas? deseo que muy bien, Gracias por tu dulce comentario! ya he regresado y te iré leyendo poco a poco!
que lindo te ha quedado tu blog!!
esta precioso!
muchos Besitos!

La LLama Violeta dijo...

que bello amiga, esta semana lei esta historia en un correo y me encanta... gracias por recordarmela es maravillosa... y hay q saber pedir definitivamente...

Adonai dijo...

Nos has regalado un relato conmovedor. !Qué distinto sería todo si cada uno de nosotros estuviera siempre dispuesto a actuar como esa niña!

Estoy de acuerdo contigo, amiga, cada instante y lugar son perfectos para dar gracias a Dios, y creo que nos sobran motivos.

Gracias por la música, llevo dias con problemas de linea pero en cuanto me vaya rapido la escucho. Un beso muy fuerte...

Graciela Ventimiglia dijo...

Hola Angélica! de visita por tu blog. Me gustó este relato, me hizo acordar a que yo también me oriné encima a los 11 años en la escuela de monjas porque me habían dejado haciendo la tarea durante el recreo. Menos mal que éramos todas niñas pero todavía recuerdo la verguenza que tuve y la cara de sorpresa de la maestra, que muy joven ella, no había creído que mi urgencia era real y no me permitió ir al baño.
No recuerdo haber rezado para que algo me salve, quizá si lo hubiera hecho...
Saludos!