jueves, 21 de febrero de 2008

Sueña, pero que tus sueños no te dominen

El éxito empieza con nuestros sueños de niño y
nuestras imaginarias aventuras de adolescente.
El éxito estriba en salir de ese mundo
y llevarlo a la realidad.
Cada uno debe pensar en cómo hacerlo.
La vida de Julio Verne es muy esclarecedora
al respecto. Su vida es tan emocionante
como lo son sus libros de aventuras.
Ya desde niño soñaba con el mar.
Cuando contaba con once años de edad,
se escapó de su casa y se embarcó, como
ayudante marino, rumbo a la India.
En la primera escala que hizo el barco,
lo estaba esperando su papá,
un reconocido abogado, que ya
había decidido que su hijo
tenía que seguir la tradición familiar.
El castigo que le impuso su papá fue bestial:
Dieta a pan y agua durante 10 días y recibir
14 azotes en presencia de la familia.
A la mitad de los azotes, el papá mandó detener el castigo
y le preguntó si estaba dispuesto a viajar
sólo con la imaginación.
Su respuesta fue afirmativa.
En adelante sólo realizó viajes imaginarios.
Y fue tanta su inventiva imaginaria
y su creatividad, que escribió
65 novelas que él mismo describiría
como "sus viajes extraordinarios".
Desde su escritorio en la ciudad de Veron, Francia, viajó,
hace 150 años a la luna, penetró hasta el mismo centro de la
tierra; recorrió en un submarino, antes de descubrirse, las
profundidades y secretos de los mares; siguió todo el cauce
del soberbio río Orinoco, desde su nacimiento en tierras de
Colombia hasta su desembocadura en Venezuela.
Y con su exuberante imaginación,
dio la vuelta al mundo en los medios de transporte hasta
entonces conocidos.
Se imaginó emporios editoriales
como los que hoy día asombran al mundo.
Llegó a donde nadie nunca se imaginó.

.:*La constancia obtiene las cosas más difíciles en poco tiempo*:.
Benjamín Franklin

7 comentarios:

Pp. dijo...

Tan inspirador como triste, tener que vivir de sueños, pero solo de sueños no se vive por completo...

A quién no le gusta soñar con la inventiva de un niño, aún siendo adulto, para estamparse contra la realidad matutina...

Trato de no pensar mucho en mis sueños, ultimamente, por razones personales no debo jajaja, pero algo me hizo leer por aquí al parecer =P

Poetiza dijo...

La imaginacion es un arma poderosa que puede llevarnos muy lejos e intensamente vivir esas emociones como si fueran reales. Hay quienes si pueden vivir de sueños que no se pueden o deben realizar, viviendolos en la imaginacion. Saludos amiga, besos y cuidate.

KARMILA dijo...

Así es esto, los sueños son esos impulsos que nos animan a realizarlos, a serlos realidad.

Pero para poder llevarlos acabo hay que ¡DESPERTAR!

Besos¡¡

Alejandro Muñoz Escudero dijo...

Querida Angélica, simplemente vengo a dejarte mis mas sinceros agradecimientos portu visita y tus valiosas palabras en mi espacio.

Gracias amiga (por que ya lo eres).

Un abrazo inmenso y que Dios te bendiga.

Tu amigo,

Alejandro

Javier dijo...

Muy buen post Angélica.

No sabia ese detalle de la vida de Verne. Ciertamente viajo mucho con su imaginación, tanto que se adelanto a su época y vislumbro adelantos científicos inimaginables en su tiempo. Que tengas un buen día :)

elCarretero dijo...

gracias por pasar

En realidad el mérito fue del papá. ya que el fue el que tuvo la idea de viajar en la imaginación. Un brindis por el papa. A pesar de que fué un sádico con el pobre chico.

saludos
hannibal

Trini dijo...

En esta historia hemos de alegrarnos de los viajes imaginarios de Julio Verner, por la cantidad de novelas que nos dejó y el placer de haberlas leído. Pero pienso que si, sin viajar fue capaz de escribir estas novelas, qué no hubiese sido capaz de escribir viajando?...

Un abrazo