lunes, 16 de julio de 2007

Encontró la voz

El esposo y la esposa estaban peleados.
La esposa estaba tan enojada que ni siquiera
quería dirigir la palabra a su esposo.
Al día siguiente, el marido había olvidado
por completo el asunto;
pero la esposa persistía en el mal humor
y seguía ignorando a su esposo.
Y por más que lo intentaba,
no lograba hacer hablar a la esposa.
Ya en la tarde, el marido empezó a revolver toda la casa,
haciendo que buscaba algo.
Y cuando llevaba ya una hora en ese trajín,
la esposa no puede dominarse y le grita:
-¿Se puede saber qué es lo que buscas?
-A Dios gracias!!!. Ya lo he encontrado
-respondió el marido con pícara sonrisa-.
Estaba buscando tu voz.


Fuente: Los más bellos mensajes sobre el arte de alegrar el día.

Gracias Milvia por este cuento.

4 comentarios:

Keyly dijo...

jajaja!!
Está chevere!!
un beso!

esposito dijo...

Oye cuando veas una reguera en la habitación o en la casa ya sabes por que será. Que Dios nos mantenga en permanente comunicacnión. <3.

Acerina dijo...

Me encantó, simplemente me encantó...

En varios de los libros de autoayuda y de parejas que he leído, mencionan el hecho de que las mujeres tenemos una tendencia más marcada que los hombres a recordar hechos pasados (buenos y malos), a "echarlos en cara" e, incluso, a guardar rencor...

Debemos liberarnos de los lastres... Si ya pasó, pasó... las diferencias existen, pasan y tienen la relevancia que decidamos darles...

El amor es más importante...

Angélica dijo...

Hola a todos!!! gracias por su visita

Keyly gracias amiga, verdad que sí está buenísimo.

Esposito Luis, te aseguro que la reguera que hagas te toca recogerla tú mismo jajaja.

Acerina, amiga querida muy sabias tus palabras, con razón Gandhi decía: "Los hombres perdonan y olvidan, las mujeres sólo perdonan"; pero también somos la perfección creada por Dios o no??? jajaja. Besos amiga.